Ciclo especial: Carlos Quijano, formador de generaciones

Segunda sesión: martes 27 de setiembre, 19 horas

Sede de la Fundación, Colonia 1456, P 5 - Entrada libre

Quijano y la política

Exponen: Carmen de Sierra y Luis Vignolo

Presenta: Eduardo Aparicio

Coordinan: Gerardo Caetano y Eduardo Aparicio

 

Auspicia: BRECHA

Dentro del programa El pensamiento de nuestra izquierda en el siglo XX, presentamos un ciclo especial sobre Carlos Quijano, que girarán en torno a tres pilares de su actuación: la democracia y el latinoamericanismo, la política nacional y la economía y la visión a través de la prensa.

 

 

“...sin duda que uno de los elementos más distintivos en la trayectoria 
política de Quijano estuvo afincado en su adhesión inquebrantable y 
radical a la democracia”. (del Prólogo de G. Caetano y J. Rilla al Vol. I de 
la Selección de la Obra del Dr. Carlos Quijano, editada por la Cámara de 
Representantes del Uruguay,1989).

"Con la expresión 'democracia social', Quijano y los hombres de su 
Agrupación querían aludir al proceso –‘constante y dinámico’- de 
'encuentro histórico' entre democracia y socialismo, sistemas que, a su 
juicio, tendían a unirse no solo en la perspectiva finalista de la 
'sociedad más justa del mañana', sino también en la 'fragua' y en 'el 
esfuerzo' cotidianos de su construcción y de su perfeccionamiento". (ídem)

"El latinoamericanismo de Quijano no se agota en sus ideas y sus 
campañas en torno a la unión o integración de la América Latina. Con la 
preocupación de establecer el orden y el sentido de sus grandes 
etapas...a ese gran asunto nos hemos ajustado por entender que 
constituye su más doctrinaria espina dorsal". (del Prólogo del Dr. Arturo 
Ardao al Vol. III de la citada Selección editada por la Cámara de 
Representantes ,1989).

"...ese singular latinoamericanismo del Maestro uruguayo no tiene par, 
como pensamiento y como milicia ...en la América Latina del siglo XX". (ídem)

"La integración de América Latina no puede hacerse dentro del mundo 
capitalista, occidental e imperialista, Debe hacerse contra ese mundo. No 
será un intercambio de sermones, informes y discursos. Será, en su 
marcha, una guerra. Y no será tampoco un simple remedo, o una caricatura, 
o una calcomanía. Será una creación. Por tanto y sin perjuicio de futuras 
síntesis, una ruptura. Un acto de amor y de fe. Una revolución". 
(C. Quijano, Marcha, 18-11-1966).

"Hace ciento cincuenta años, Bolívar, en carta a O'Higgins, decía: 'Pero 
el gran día de la América no ha llegado. Hemos expulsado a nuestros 
opresores, roto las tablas de sus leyes tiránicas y fundado 
instituciones legítimas; mas todavía nos falta poner el fundamento del 
pacto social que debe formar en este mundo una nación de Repúblicas'. 
Ora nostalgia, ora utopía, ora mito, ora convicción, la patria grande ha 
tenido una conmovedora tenacidad. Nadie ha podido borrarla de nuestra 
América. Ha sido nuestro perdido bien y nuestra tierra prometida." 
(C. Quijano, Excelsior, México, 1976).