El discurso autoritario, ayer y hoy